Carlos Vega, propulsor de la musicología en Argentina

Autores

Alberto Auné

Contenido

  1. Un género artístico especial
  2. El comienzo de una vocación incansable por la cultura
  3. Trabajador con merecidos reconocimientos
  4. Su labor como escritor e investigador
  5. Visionarios que apoyaron a quien lo merecía
  6. Una vida dedicada a la musicología
  7. Un género artístico especial

La música tuvo en Argentina destacados impulsores, que pusieron lo mejor de sí para que estas composiciones llegaran a los grandes centros urbanos.
Mucho se logró, ya que la música de ese país, en sus distintas expresiones, tuvo amplia difusión.
En 1921 Andrés Chazarreta, quien naciera en Santiago del Estero en 1876 y fallecería en esa misma ciudad en 1961, comenzó en 1906 con la difusión del folklore como género musical.
En 1906 organizó su Conjunto de Arte Nativo con el cual efectuó un recital que fue un éxito recordado durante mucho tiempo en el Teatro Politeama, ubicado en avenida Corrientes 1490, de la ciudad de Buenos Aires, en 1921.
Lamentablemente, esta histórica sala teatral cayó en aras de un supuesto progreso que con el pretexto de una mejor calidad de vida va derribando los lugares que hicieron grande a la cultura.
Para valorar la calidad de este género musical debemos considerar que no sólo hubo intérpretes, compositores y músicos sino también estudiosos e investigadores.

  1. El comienzo de una vocación incansable por la cultura

    Entre los propulsores de esta música se encuentra Carlos Vega, quien nació en Cañuelas (Provincia de Buenos Aires, República Argentina) el 14 de abril de 1898 y al cual mucho deben la música y la cultura folklórica nacionales.

Carlos Vega, orgullo de la música y la cultura de Argentina. (Fuente: http://www.wikimedia.org)

Se interesó en la música durante un tiempo en carácter de aficionado; intuyendo que su destino estaba ligado a esta disciplina artística, decidió poner las bases de un sólido conocimiento, cursando estudios de armonía con Bilardo Gilardi (1899-1963), gran pianista y músico argentino, que llegara a ser director de orquesta.
Gilardi transmitió sus conocimientos musicales a Vega, los que a su vez había recibido de su padre, Andrés Gilardi, y otro gran artista, el maestro Pablo Berrutti.
Su vocación por el folklore se debió en mucho a su amistad con gran estudioso del tema, Juan Antonio Carrizo (1895-1957), investigador admirado no sólo en Argentina sino también en varios países de América.
Carrizo rescató la poesía oral de distintas provincias argentinas, quien recopiló música y canciones de este género, siendo autor entre otras obras de varias con el título «Cancionero Popular» y el nombre de una provincia. En 1926 publicó el de Catamarca, con 156 romances y canciones y 1477 coplas; en 1933 el de Salta, con 4.372 piezas; en 1935 el de Jujuy con 4.059 coplas; en 1933 el de Tucumán, con 2.580 piezas y en 1942 el de La Rioja con 5.697 coplas.

  1. Trabajador con merecidos reconocimientos

    Vega comenzó a desempeñarse en 1927 como suscripto ad honorem en el Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, institución en la que fue designado en 1931 encargado de un gabinete de musicología indígena en formación.
    Ese año había creado en su ciudad natal la Biblioteca Popular “Domingo Faustino Sarmiento”.
    Este gabinete pasó a ser en 1944 el Instituto de Musicología Nativa y en 1948 se transformó en un ente distinto al museo con el nombre de Instituto de Musicología, al que dirigiera. Estos cambios fueron dispuestos por decretos firmados por los presidentes de la Nación Edelmiro J. Farrell y Juan Domingo Perón respectivamente.
    En 1933 colabora como técnico en folklore con el Instituto de Literatura Argentina de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, trabajo en el cual se desempeñó durante largo tiempo.
    El Instituto y el Museo mencionados brindaron su apoyo para el patrocinio de sus viajes de estudio, efectuados por el interior del país y por países vecinos.
    La personalidad de Vega permitió unir en su persona los estudios musicales con una inclinación hacia el folclore, una gran cultura y el dominio del arte de escribir.
  2. Su labor como escritor e investigador

    Uno de sus trabajos más ambiciosos fue una obra en varios tomos titulada «La música popular argentina. Canciones y danzas criollas», que sería editada por el Instituto en el cual colaboraba, pero sólo pudieron editarse dos volúmenes en 1941.
    En 1944 publicó «Panorama de la música popular argentina», en 1946 «Los instrumentos musicales aborígenes y criollos de la Argentina» y «Música sudamericana», en 1956 «El origen de las danzas folklóricas», dando a conocer en 1962 «Danzas Argentinas» y «El Himno Nacional Argentino».
  3. Visionarios que apoyaron a quien lo merecía

Durante toda su carrera Carlos Vega recibió el apoyo, que siempre agradeció, del profesor universitario y reconocido escritor Ricardo Rojas (1882-1957) en el mencionado Instituto de Literatura Argentina, y de Martín Doello Jurado (1884-1948), destacado biólogo y paleontólogo, quien llegara a ser director del Museo de Ciencias Naturales.
Estos prestigiosos intelectuales, que honraron a la cultura argentina, vieron en Vega a alguien con inquietudes, que descollaría en su actividad, y pusieron lo mejor de sí para que pueda estudiar y realizarse.

  1. Una vida dedicada a la musicología

    Uno de sus objetivos a vencer fue la fraseología tradicional. Al respecto, sostuvo: “El objeto de mis mayores esfuerzos fueron las investigaciones musicológicas y su resultado, mi más original aporte. Es que descubrí un escollo serio: la insuficiencia de la notación usual”.
    Este gran músico e investigador creó entonces una nueva fraseología para sustituir “lo que tenía de inconsecuencia y azar en la escritura musical de que nos servimos actualmente”.
    Jorge O. Pickenhayn, escritor e investigador, entre cuyas obras podemos señalar «Treinta y seis ensayos sobre escritores de Argentina y Uruguay» y «Vida y obra de Juana de Ibarborou», resumió la actividad en investigación desarrollada por Vega al expresar: “Durante más de tres décadas Carlos Vega estuvo dedicado, por entero, a la etnomusicología (vocablo propuesto a mediados de este siglo –el autor habla del siglo XX- por el científico holandés J. Hunst para denominar, taxativamente, los estudios musicológicos de nivel etnográfico); realizó viajes de estudio y tareas de gabinete; grabó y anotó canciones y danzas autóctonas; coleccionó melodías e instrumentos nativos; hizo publicaciones y dio conferencias en Buenos Aires, La Paz, Lima, Montevideo, Santiago de Chile y también en Europa, llegando a exponer en La Sorbona de París”.

Los últimos años de su vida estuvieron dedicados a dejar un legado a través de la docencia, ejercida desde 1963 en la Facultad de Artes y Ciencias Musicales de la Universidad Católica Argentina (UCA), institución a la cal legara gran cantidad de material sobre musicología.
Vega se casó con la pianista y compositora Sylvia Eisenstein (1917-1986); juntos orquestaron el álbum de discos fonográficos de melodías populares argentinas aparecido en 1943.
También compaginaron la música de escena para el estreno en el teatro Cervantes de «La Salamanca», drama de Ricardo Rojas.
Este gran investigador y musicólogo argentino falleció en la ciudad de Buenos Aires el 10 de febrero de 1966.
La Universidad Católica Argentina denominó con el nombre de Carlos Vega al Instituto de Investigación Musicológíca e su Facultad de Artes y Ciencias Musicales.
También el Instituto Nacional de Musicología lleva su nombre.

Hombres como Carlos Vega merecen el reconocimiento de las futuras generaciones por todo lo que de él reciben. Su vida estuvo dedicada a la musicología y a legar a quienes vendrían después de él las bases para que esta disciplina alcance el nivel que merece.
Musicólogos, investigadores y todos quienes hacen la cultura tienen el deber de conservar su legado y honrar su memoria a través del trabajo cotidiano en las disciplinas del saber que él tanto amara y a las que dedicó su vida. Alberto Auné

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: