Artesanías de cuero: un arte que debe ser preservado y protegido en la Argentina

Autores

Artesanías en cuero. (Fuente: http://www.wikimedia.org)

Alberto Auné

Estos trabajos, efectuados con esmero y cuidado por parte de artesanos que son custodios de la tradición, deben ser protegidos por ciudadanos y gobiernos.

Hay muchas zonas de Sudamérica en las que tuvieron un gran desarrollo las artesanías del cuero, entre las que podemos nombrar a Chillán y Ñuble en Chile; Caruaru en Brasil; Cotacachi en Ecuador, etcétera.
Estas zonas están casi siempre relacionadas con la actividad ganadera, ya que en ellas el hombre mantiene un contacto más directo con esa materia prima abastecida por vacunos, yeguarizos y otras especies.
En la Argentina, país ganadero por excelencia, el trabajo del cuero es bastante antiguo, ya que durante mucho tiempo millares de animales fueron sacriticados con la finalidad de aprovechar su cuero, no solamente utilizado en arreos equinos, sino también para muchos otros objetivos, como el toldo de las carretas.
A pesar del llamado avance tecnológico, en pequeños pueblos de campaña o en perdidos puertos de estancias provincianas, artistas guasqueros, sogueros o trenzadores (como se los llama según las regiones) ejecutan,  entretejiendo tientos y bordando con finas hebras de lonja de potrillo, varios tipos de prendas, aplicadas a la equitación y al atuendo del paisano.
En estos trabajos colaboran talabarteros, estampando y labrando suelas, vaquetas y otros cueros curtidos. Por su parte, los trenzadores manejan cuero sin curtir, llamado «crudo», sobado y sin sobar, con pelo o sin él.
Con este material realizan sus elaborados trabajos.
De esta forma se lleva a cabo la producción de lazos, cabos de rebenque y todos los arreos del caballo, además de galas gauchas, que muchas veces mantienen su función en la vida campesina.
En otros casos estos productos son obras de arte, según señala el Fondo Nacional de las Artes de la República Argentina en el catálogo publicado sobre el tema con motivo de una Muestra de Artesanía efectuada por el organismo en 1968.
La etnóloga, antropóloga y escritora argentina Clara Passafari (1930-1994) señala sobre el tema:

«Si bien la época de oro de la artesanía del cuero fueron los siglos XVIII y XIX, todavía trabajan toda la campaña argentina, sogueros y guasqueros de notable destreza.
El trabajo en cuero es tarea exclusivamente masculina y está asociada a la ganadería, a tal punto que generalmente los artesanos son hombres dedicados a esta actividad.
Prácticamente todos los ganaderos poseen, en mayor o menor grado, las destrezas necesarias para confeccionar las piezas imprescindibles en su trabajo.
La sabiduría del artesano se pone de manifiesto desde los trabajos iniciales, especialmente la realización de las ‘sogas’ o ‘lonjas’ con las cuales crean tejidos que parecen finísimas puntillas.
Piezas del apero de montar, piezas para incitar los animales de silla, tiro y hacienda en arreo, piezas para mantener quietos a los animales, piezas para capturamiento, para proteger al jinete y a la cabalgadura y finalmente aperos para el transporte, siguen produciéndose con la misma excelencia que antaño, campo propicio para aplicación del arte fino y elegante, a veces ostentoso, de los orfebres criollos.
Buen número de talabarteros trabajan la suela o la vaqueta para lograr ojotas, revestimientos de monturas, caronas, encimaras de cinchas, cabezadas, riendas,  estribos y. estriberas decorándolas con gusto y jerarquía».

Las regiones donde esta artesanía se encuentra más difundida en la Argentina son: la zona pampeana, provincia de Buenos Aires y Departamentos de las provincias de Córdoba, La Pampa y Santa Fe; las provincias de Entre Ríos y Corrientes (en especial en esta última la ciudad de Mercedes) y las provincias del Noroeste.
E1 cuero puede prepararse crudo, como las botas de potro que se secaban y adquirían rigidez con el propio pie como horma, sobado o redomón.
Este último es el tratamiento más largo y el que brinda material de mayor elasticidad, usado para lazos y tientos para trenzar.
Cuanto mayor y más complicado por su número sea el tiento, resultará más valorado.
El procedimiento de sobado más usado es el que hace a mano, golpeando el cuero con el puño. También se puede cortar el cuero en tiras y hacerlo pasar por una anilla, tirando con fuerza por los extremos.

Esta artesanía, que tantos momentos de legítimo orgullo deparó a los paisanos, ha perdido ciertamente difusión, pero se mantiene gracias a algunos artesanos tradicionalistas que no olvidan ese prestigioso menester.
Con la industrialización los trabajos artesanales en disciplinas como ésta parecen ir quedando en el olvido. Sin embargo, no hay máquina ni industria que pueda igualar la creatividad del ser humano.
Es necesario que los gobiernos nacional, regional y local protejan a los artesanos, ya que al no hacerlo irá desapareciendo, por una razón biológica, el patrimonio que nuestros antepasados fueran transmitiendo de generación en generacion.
Hacer esto no es difícil. Los artesanos, no solamente del cuero, deben contar con el apoyo de las administraciones, por ejemplo a través de la compra por parte de organismos oficiales de productos que luego sean expuestos en el país y en el exterior como testimonio del patrimonio cultural.´
Pensemos cuántas veces en representaciones y ceremonias tanto de carácter oficial como privado se hacen obsequios de productos importados o que no tienen nada que ver con la cultura del país anfitrión, en un derroche de dinero que no transmite valores nacionales o culturales.
Apoyemos a los artesanos del cuero y reafirmaremos pautas de respeto a la tradición, a la cultura y a nuestros mayores, que nos han transmitido un legado que no puede quedar librado al azar. Alberto Auné

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: